LdA

Un relojito

Volvió a lo grande. Ferro se quedó con el Grupo A de la #LDA2018 en México, invicto y con boleto a las semis de máxima competencia continental. La visión de Carlos Altamirano del fin de semana perfecto para el conjunto de Rearte.
Por Carlos Altamirano para LNB
El trecho que separa a una ilusión de la realidad suele estar repleto de complejidades. Y cuando en el camino se presenta un panorama de desconocimiento, las ambiciones tiemblan. De Ferro y su primera participación de la Liga e las Amércias se trata el cuento. De Ferro y cómo transformar un golpe de suerte (fue invitado) en algo motivante. El desafío de clasificar a las semifinales en tierras mexicanas luego de un inicio irregular en la Liga Nacional (flojo Súper 20 y 5-5 como record actual) generó en el equipo un plus, un cambio de aire ideal. En Monterrey, el lenguaje corporal de cada jugador dejó bien claro el objetivo planteado. Y se quedaron con todo.
Asumir roles, detalle clave de todo equipo en formación. Balbi, cerebro y líder. Harper, luz verde ofensiva. Alessio, referencia de poste bajo. El resto se retroalimenta de las sobras (variantes). Ofensivamente, el equipo de Rearte logró fluidez. La selección de tiro se amigó con los porcentajes (66% dobles, 45% triples) y el resultado fue un gran 88.3 de promedio en los tres juegos. Pero el cómo es lo verdaderamente importante: no hay abuso de bote de balón, ni de juego de pick and roll, ni dependencia de 1vs1.
A diferencia de lo que venía mostrando en La Liga, Ferro dio un enorme salto de calidad defensivo. La llegada de Cosolito (mucho mejor atrás que Baxley), el atleticismo de Thompson (Cowan no era solución) y el compromiso del bloque les permitió dominar los tres partidos. Estar enteros atrás, les posibilitó jugar a campo abierto, y lastimar con posesiones cortas, detalle indispensable en el básquet de hoy. Y hay más: en momentos donde tener un equipo largo es ley primera, Rearte tuvo una rotación de 10, e incluso le pudo dar rodaje a Rómulo y Spano.
El inicio de la Liga de las Amércias se rindió a los pies de Ferro. Soles de Mexicali, Capitanes de Arecibo y Fuerza Regia se toparon con un obstáculo fortalecido desde lo motivacional. En marzo, el equipo de Caballito escribirá otro capítulo continental. Mientras tanto, con la confianza por las nubes, lo espera la adrenalina de nuestra maravillosa Liga Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *