CABB

No dejaron ni la medalla de oro

Este mediodía, en las instalaciones de la Confederación Argentina de Básquetbol, Federico Susbielles mostró los resultados de la auditoría externa que se realizó en la CABB tras la intervención por parte de la Justicia. El resultado, vergonzoso.
En la CABB no quedó ni la medalla de oro de Atenas 2004, ni la camiseta original firmada por los jugadores, ni la Copa del Mundo de 1950, por dar un ejemplo de lo bochornoso del desmantelamiento de la Confederación. Sí quedó, obvio, la astronómica y vergonzosa deuda para con jugadores, la empresa Pro Enter –principal comercializadora de la Selección y todos sus eventos-, la financiera Lebe Sociedad Anónima, FIBA Américas, Hub Travel y dos empresas aseguradoras: Río Uruguay y Sancor Seguros, con todos los problemas a nivel económico y de imagen que esto puede traer aparejado.
El monto de la deuda, según se estimó a raíz de la auditoría que realizó la empresa KPMG, asciende a, nada más ni nada menos que $33.390.302,03.-. Si, más de 33 millones de pesos entre cheques rechazados por falta de fondos, dinero de la Confederación destinado a cuentas y gastos personales y compra de moneda extranjera. Además, según testimonios de terceros y allegados, hubo dinero de la CABB que se depositó en cuentas personales de allegados a la gestión anterior y, lo que es aún peor, en muchos casos fue usado para gastos personales como ropa de primeras marcas (Hugo Boss, Prüne, Ricky Sarkany, entre otros), mueblería y decoración, además de restaurantes, free shops y electrónica.
Volviendo a lo escalofriante de la deuda y a lo ridículo del proseguir de la gestión Vaccaro, los balances de 2012 y 2013 en la CABB fueron aprobados por la Asamblea General con superávit. Además, entre 2012 y 2014 se pueden encontrar ingresos por $22.240.000, que jamás fueron reflejados en extractos bancarios o estados contables.
Respecto al desarrollo de la presidencia de Germán Vaccaro al frente de la Confederación, la auditoría arrojó como resultado de la recabación de información que el pampeano gerenciaba la Institución bajo un unicato, es decir que tomaba todo tipo de decisiones relativas a la CABB de forma totalmente arbitraria e inconsulta.
Todo este desastroso panorama al que se enfrenta hoy Federico Susbielles surge tras la auditoría que realizó la empresa privada KPMG, que trabajó con el período entre 2012 y 2014. Para ello investigó los –pocos- documentos contables que había en las oficinas, igual que la documentación administrativa y se basó también en los testimonios de dirigentes, empleados de la casa y ex empleados, además de acreedores. Otra de las metodologías que empleó la empresa fue el trabajo de inteligencia, investigando discos rígidos, correos electrónicos corporativos, computadoras y operaciones electrónicas de todo tipo. Con todos los datos, KPMG se dispuso a cruzar la información ya obtenida, además de analizar los ingresos y egresos de los libros contables, los reclamos de deuda, las cuentas bancarias y las tarjetas de crédito corporativas. Tras este arduo trabajo, que continuará hasta el próximo año, se encontraron todas las fallas y faltas mencionadas anteriormente, por lo que se labró una denuncia penal en el Fuero de Instrucción de Capital Federal, con cuatro hechos precisos que, según la CABB, son constitutivos de delito de defraudación.
Los hechos específicos que se investigan y fueron catalogados como defraudación son la venta de entradas del Mundial de España (que la Confederación obtuvo a cambio de un amistoso entre Argentina y España previo al Mundial en Madrid y generó una deuda de alrededor de €50.000.-), la aplicación de fondos del Plan Nacional de Deporte Social, desaparición de cheques en cartera y una deuda con ABASU que asciende a U$S100.000.-. Sobre la gestión anterior, Susbielles aseguró que el informe presentado “marca el punto final de un modelo de gestión oscuro y personalista”.
Agustina Cordo – Foto: LigateUnaFoto.com
@AgusCordo
@lazonapintada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *