LNB

Esta vez llegó con nafta

Quilmes de Mar del Plata derrotó a Peñarol por 68-64 y así ganó el primer clásico de la temporada que arranco anoche con un Poli bien nutrido de hinchas. Leo Gutiérrez sufrió un corte al final del primer tiempo y le dieron siete puntos de sutura. Lo cosieron y volvió a la cancha.
Por fin suspiraron los hinchas del tricolor. Esta vez Le toco festejar a los del Parque uro en un partido muy parejo, picante y de cierre incierto. Quizás la diferencia con los últimos clásicos que se han visto es que anoche los de Ramella supieron cerrarlo bien, no se nublaron en ataque en contrapartida con Peñarol que bajó mucho su rendimiento en ofensiva en los últimos minutos.
Había comenzado mejor el equipo del Tulo Rivero en una versión bien diferente a la de los últimos años. Fabián Sahdi y Alejandro Konsztadt debían tomar la posta que dejó Campazzo. Pero no termina ahí la cuestión ya que anoche tampoco estuvo Leiva quien se lesionó en la pretemporada y eso lo sintió su equipo.
Sin embargo puso sacar diferencias por el buen trabajo de Boccia aunque con altibajos ya que tenía una molestia y los chispazos de Leo.
Quilmes mostró una imagen mejorada con Cequeira en la base quien le imprimía cierta pimienta al ataque y el ahora blondo Baxley con su ya característica «patoruzesca» de querer hacer todo solo mientras Maciel y Romero se hacían dueños de los tableros.
Antes del segundo cuarto el juego estuvo suspendido varios minutos por rotura de uno de los relojes de 24 segundos hasta que lograron cambiarlo. Sobre el final y en una acción fortuita, Vildoza golpeó mientras caía a Leo Gutiérrez en la frente provocándole un corte severo al capitán milrrayitas quien fue directamente al vestuario. Allí lo cosieron y volvió para el segundo tiempo. Luego, se llegó al final del primer tiempo con el milrrayitas arriba 39-33.
En el segundo empezó la reacción del tricolor por varias razones que se dieron. La mejor defensa de los de Ramella, el dominio de los tableros haciendo notar la falta de Leiva (49-32 en este rubro en favor de Quilmes) y los muy malos porcentajes de Peñarol en especial en la larga distancia (5 de 25). Así limó diferencias la visita para cerrar el tercer cuarto empatados en 53.
En el último otra vez Peñarol tomó la iniciativa, llegó a sacar seis pero una ráfaga tricolor, con triplazo de Maciel incluido, puso al frente a Quilmes quien empezó a soñar. A falta de siete segundos se paralizó la tribuna visitante, con el partido 67-64 por que Leo tomó un lanzamiento de 9 metros, pegó en el aro, se elevó y amenazaba con caer en el pozo de piolas, pero en su trayecto rozó el reloj de 24 y ahí se terminó la jugada. Luego una falta a Marín que anotó uno de sus libres y no hubo tiempo para mas, salvo el delirio de la tribuna quilmeña. Claro que en 48 horas se verán las caras nuevamente y esa será otra historia.
Síntesis
Peñarol 64: Sahdi 11, Fischer 3, Boccia 22, Gutiérrez 11, Fernández 2 (fi); Konsztadt 1, Diez 2, Massarelli 2 y Giorgetti (x) 8. DT.: Fernando Rivero
Quilmes 68: Cequeira 12, Baxley 16, Marín 5, Clark 5, Romero 13 (fi); Vildoza 4, Maciel (x) 8, Wolkowisky 5 y Gallizzi 0. DT.: Leandro Ramella.
Parciales: 17-13, 22-20, 14-20 y 11-15
Árbitros: Alejandro Chiti y Diego Rougier
Cancha: Polideportivo Islas Malvinas
Foto: Ligate una Foto
Alejandro Sonich
@alejosonich
@lazonapintada
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *