LNB

Con las credenciales intactas

Peñarol de Mar del Plata puso arriba del parquet toda su sabiduría y experiencia y le dio flor de paliza a Regatas en el Contte, lugar donde solo había perdido un juego en dos años. Campazo con 21 y Fischer y Boccia con 20 los puntos altos del ganador. En el local Quinteros 21 y Mc Hopson 18. El martes sigue la serie en el Poli marplatense con la serie 1-1.
A esta altura uno ya no sabe que mas decir de Peñarol cuando este equipo llega a estas instancias. Es como que se potencia, independientemente de los nombres, cuando la instancia lo amerita. Desde un Campazzo que a veces parece ausente pero que de repente cambia el chip y se lleva puesto a cada uno que lo marque, les anota de tres en la cara y sin necesitar de una cortina, hace 1 contra 1 de manera letal y asiste a sus compañeros. O el mismo Leo, de quien muchos piensan que ya está, ya no es lo determinante de otras épocas pero que aparece cuando más se lo necesite. ¿Y Boccia?, bombero de turno que también se presenta si hay algún foco de incendio. Gabriel Fernández es otro que abre caminos con su fantástico tiro de tres de 8 metros cuando los caminos se cierran. Qué decir de Leiva: lo insultan en todos lados y el tipo nunca se aparta de su libreto, domina la pintura y así silenciosamente, ya se metió entre los mejores 5 reboteros de la historia de la LNB, superando por ejemplo, al mismísimo Dennis Still. Y finalmente un Fischer que por momentos en esta Liga parecía ser un extranjero muy volátil, no tanto en el juego pero si en la cabeza. Sin embargo ayer peló su credencial de asesino serial en el perímetro y clavó un lapidario 6 de 8 en triples.
Esta serie se presenta bastante picante, mas en las tribunas que en el parquet. Y ese clima siempre beneficiará a Peñarol, que sabe desarrollarse bien en climas hostiles con la particularidad que, si se lo hace enojar, saca ese instinto voraz que tiene  sus jugadores para marcar, correr, anotar y hacer que su rival se caiga anímicamente. Fueron varios los pasajes donde Casalánguida le pedía a sus jugadores que no miren el marcador y que busquen desplegar su juego. Nada era posible.
Otra puntualización que hay que hacer de este equipo que no cambia aunque en la banca esté Rivero en vez de Hernández, es que conoce bien el camino para romper anímicamente a su rival. Y anoche dio otra clara muestra de cómo se logra eso. Regatas había ganado el primer juego con mucha angustia mas allá de los 11 puntos finales de luz. Y muchos correntinos pensaban que el segundo juego sería igual: difícil pero con triunfo apelando a los duro del estadio. Pero el milrrayitas, como si fuera un boxeador de esos que noquean de entrada, le propinó un 24-16 en el primer chico para luego cerrar el primer tiempo arriba 48-33.
Jamas dio chance a una reacción local. Cada vez que el fantasma se insinuaba, en especial por el enorme Paolo y algunos chispazos de Mc Hopson, siempre había respuestas de la visita que llegó a sacar la lapidaria diferencia en un tramo de 29 puntos, para aflojar un poco al final y que la historia se cierre 103-84, solo porque Peñarol quiso que así fuera.
Es verdad que esto es basquetbol y la historia es larga. Solo se jugaron dos partidos de una serie al mejor de siete. Pero creemos que, en materia psicológica, la serie tiene dueño. Habrá que ver cómo reacciona Regatas en el Poli la semana que viene. Pero en la cabeza, el partido de anoche puede resultar clave. En juego Regatas tiene con qué ganar. Ahora, ¿en la cabeza?. Veremos
Síntesis
Regatas 82 (1): Mc Hopson 16, Quinteros 21, Romano 8, Sánchez 3, Calderón 2 (FI), Gerlero 8, Martina 10, Martínez 0, Brussino 2, Bortolín 6, D.T: Nicolás Casalánguida.
Peñarol 103 (1): Campazzo 21, Boccia 20, Fisher 20, Gutiérrez 8, Leiva 13 (FI), Sosa 0, Fernández 0, Weigand 3, Ibarra 4, Giorgetti 9. D.T: Fernando Rivero.
Parciales: 16-24, 17-24, 18-27 y 31-28
Árbitros: Alejandro Chiti, Diego Rougier y Roberto Smith
Estadio: “José Jorge Contte”
Fotos: Antonio Barreto para Lígate una Foto
Alejandro Sonich
@alejosonich
@lazonapintada
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *